Agro Destacados

Las lluvias de octubre cambian la dirección de la campaña de trigo

El agua volvió en el momento justo, en medio del período crítico de la franja central de Argentina y las proyecciones para el trigo ahora se elevan a 20,7 Millones de toneladas.

Luego de las importantes tormentas de principios de setiembre, no volvió a haber lluvias significativas hasta el reciente martes 12 de octubre. Hasta el lunes 11, la condición regular y mala alcanzaba a un millón de hectáreas, y la estimación que daba la Bolsa de Comercio de Rosario sufría recortes, hasta las 20,1 Mt.

El rumbo negativo de la campaña parecía profundizarse: los modelos de pronósticos coincidían en mostrar acumulados menores a los 10 mm para la franja central. Solo un modelo daba la posibilidad de recibir más de 20 mm para las lluvias del 12 al 14 de octubre. Finalmente, se cumplió el pronóstico de máxima: hubo acumulados de más de 50 mm en el centro y sur de Córdoba. El 55% del territorio cordobés acumuló entre 30 y 60 mm, como se observa en la imagen de lluvias hasta el 13/10.

El 14 siguió lloviendo: el centro sur santafesino terminó sumando entre 30 y 45 mm. El resto de Santa Fe junto al norte de Entre Ríos y Corrientes recibió de 20 a 30 mm.  Solo el norte de Buenos Aires acumuló más de 15 mm. Otro lugar destacado por la gran cantidad de agua que recibió fue Misiones. Oberá con los recientes 30 mm suma un acumulado de 200 mm para el mes de octubre.

Marcada por la falta de agua y por oportunos pulsos que aparecen en los momentos justos, la primera estimación de trigo para la campaña triguera 2021/22 muestra una producción de 20,7 Mt y un rinde nacional de 31,5 qq/ha. De esta manera, el ciclo estaría apenas por encima (1%) del escenario productivo de hace un mes: 20,5 Mt. Sin cambios en la superficie, con 6,9 M ha sembradas, el guarismo tiene en cuenta una superficie que no será cosechada de 320.000 ha.

Buenos Aires vuelve a ser cabeza de pelotón en las expectativas de rindes trigueros
El clima ha privilegiado a la provincia de Buenos Aires; comenzó con excelentes condiciones y las lluvias mes a mes han afianzado un escenario de alta productividad, si bien las recientes lluvias han alcanzado solo al norte bonaerense. La provincia se perfila para superar un rinde de 37 qq/ha. En Córdoba, el trigo pasa por un escenario mucho mejor que el del año pasado.

Las recientes lluvias distancian a la provincia del desastre productivo que sufrió el año pasado, estimándose ahora una media provincial de 30 qq/ha. Córdoba quedaría muy cerca de los casi 31 qq/ha que tuvo como promedio en los penúltimos 5 años (no se tiene en cuenta los 15 qq/ha de media provincial del año pasado). De todas maneras, la diferencia de condición entre los trigos del norte y el resto de la provincia se profundiza por la falta de agua.

El área santafesina también muestra una gran diferencia entre los rindes estimados del norte y sur. Los departamentos del sur y centro sur de la provincia tienen ahora excelentes posibilidades de alcanzar los 40 qq/ha, lo que alzaría la marca provincial a 32 qq/ha. Santa Fe obtendría de esta forma 10 quintales más que el año pasado.

En el norte del país, nuevamente la cosecha triguera será mala pero no tan mala como la del año pasado.  Entre Santiago del Estero y Chaco se estiman que se perderán 75.000 ha y rindes de 10 a 15 qq/ha. Hace un año se perdieron la mitad de los lotes sembrados en Chaco y la tercera parte en Santiago del Estero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *