Agro Destacados

De la cosecha de granos a la cosecha de datos

El de la agricultura de precisión es un camino de ida y avanza a pasos agigantados. Con la tecnología al alcance de la mano, cada vez son más los productores y contratistas que recurren al manejo de datos para ganar rentabilidad y hacer que su actividad sea sustentable. Las herramientas están sobre la mesa. Se trata de animarse a utilizarlas. Por eso CLAAS Argentina organizó, con la participación de FieldView, “La revolución de los datos en la agricultura”, una jornada que mostró toda la película de la agricultura de precisión en la Argentina.

El primer mapa de rendimiento de Latinoamérica fue presentado por el INTA Manfredi en 1995. Ese mismo año, CLAAS lanzó a nivel mundial la LEXION, la primera cosechadora inteligente con sistema de programación automática para la regulación de la cosecha de 24 granos diferentes. Esta máquina ya hablaba tres idiomas y, por supuesto, contaba con mapa de rendimiento. Recién en el 2000 el GPS estuvo disponible para uso civil.

“Un mapa de rendimiento es una sucesión de puntos geoposicionados que muestran una escala de colores que indican patrones de comportamiento dentro del lote. Se usa para sacar conclusiones”, comenzó diciendo Juan Pablo Vélez (INTA).

En 2007, CLAAS fue pionera al desarrollar para sus equipos el sistema de telemetría TELEMATICS que aún hoy viene de serie en los equipos de la marca –con licencia gratuita por 3 años- y permite seguir los datos de cosecha y de performance de la máquina en tiempo real desde cualquier dispositivo móvil.

“La tecnología para la transferencia de datos ha facilitado la disponibilidad de grandes cúmulos de información (Big Data) que nos permiten procesarla, detectar patrones y encontrar soluciones”, continuó Vélez para aclarar que, además, hoy incluso hay softwares gratuitos para interpretar los datos. “El desafío es entender la variabilidad de los ambientes para tomar decisiones de manejo. Tenemos máquinas cada vez más precisas, exactas y potentes. Son verdaderas generadoras de datos por metro cuadrado y también tienen la capacidad de dosificar insumos en esa escala”.

¿Para qué sirve todo eso? Vélez asegura que la verdadera fuerza de la agricultura digital está en incrementar el conocimiento. Pero no se agota ahí. Conocer más ayuda a mejorar el margen bruto del lote. Para confirmar esa idea, el técnico de INTA compartió con los participantes de la jornada dos números que resultaron reveladores: 86.69 U$S/ha es un margen bruto con dosis fija vs. 139.96 U$S/ha con dosis variable. En el mismo ambiente.

La máquina como usina
Tanto la rentabilidad como la sustentabilidad de la producción hoy están atadas al conocimiento que aportan los datos. “Argentina está primero en el ranking de máquinas equipadas con TELEMATICS a nivel global”, disparó Reynaldo Postacchini, vicepresidente de CLAAS Argentina. Así como aquella primera LEXION lanzada en 1995 revolucionó la cosecha en el mundo, la nueva LEXION 7000-8000 presentada el año pasado volvió a marcar un horizonte nuevo.

“Hoy la máquina funciona sola”, dice Postacchini. Son más de 15 tecnologías agrupadas en el CEMOS, el sistema de inteligencia artificial que le simplifica la vida al operario. Además de recoger y enviar todo tipo de datos en tiempo real, “la máquina se detiene o disminuye la velocidad frente a situaciones particulares como exceso de flujo de material, hace las regulaciones automáticas de los cóncavos en forma automática. Por ejemplo, si detecta un manchón verde demasiado grande se frena sola, detiene el cabezal, la descarga. Es la cosechadora más inteligente del mundo”, detalla y acota que la cabina de una LEXION tiene cuatro formas de manejarse, de acuerdo a la generación a la que pertenezca el operario.

A su vez, hoy todas las marcas están conectadas e intercambian datos en la nube. El sistema se llama Data Connect y le permite al productor recoger e interpretar la información proveniente de distintos equipos.

Federico Del Boca es responsable de productos EASY -Efficient Agriculture Systems- de CLAAS Argentina y contó que los datos pueden ser descargados tanto de forma física como desde la nube, a través del sistema TELEMATICS. A su vez, la marca cuenta con un sistema de documentación automática, una licencia complementaria que permite gestionar diversos lotes y clientes de forma remota. También se vincula con FieldView.

Para Federico Sánchez (marketing táctico de CLAAS Argentina) hay una oportunidad en materia de picado. “Aproximadamente un 30% de la superficie que se trabaja con nuestras máquinas se mapea. Argentina pica más de 2 millones de hectáreas. 1,5 M son de maíz”, detalló. Las picadoras JAGUAR vienen de serie con monitor de rendimiento desde el año 2010. “Tenemos que utilizarlo. Es algo que los clientes demandan cada vez más”, dijo y acotó que “hoy nuestras JAGUAR generan datos incluso con 30 toneladas por hora, que es un nivel muy bajo de producción. Al terminar su trabajo, antes el contratista entregaba un ticket que emitía la maquina con datos promedio del lote, hoy puede enviar por whatsapp un informe a su cliente con todos los datos del lote ensilado”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *