Destacados Industria

Ganadería: alivio tras las lluvias

Las lluvias de los últimos días, sumadas a temperaturas benignas, están permitiendo cierto rebrote de muchos campos naturales utilizados para la cría, sobre todo los del Litoral y los de la provincia de Buenos Aires.

Este “oxígeno forrajero” permitirá una zafra de terneros 2021 con oferta menos concentrada que lo que se estimaba a fines de 2020, cuando se veían muchos vientres en mal estado corporal y productores pensando en destetes anticipados. Las lluvias también han permitido sostener los altos valores de la invernada.

Javier Lafuente, encargado de ese rubro en la consignataria Melicurá, dice que se pueden obtener 190-200 pesos por kilo por machos de 180 kilos de buena calidad, con plazo de pago de 30 y 60 días. Los invernadores están dispuestos a pagar 170 pesos para las hembras más pesadas y 180 pesos por las más livianas, que permiten agregar más kilos sin engrasarse en exceso. Son valores que se ubican 30-40 por ciento por encima del promedio histórico y están tentando a los criadores a agregarle kilos a sus terneros por destetar, si no tienen pagos importantes en el corto plazo.

Retenciones: por qué un aumento no evitaría la suba de los alimentos

Mientras tanto, el mercado del novillo gordo está oscilante, en función del clima y de la respuesta de los consumidores a los nuevos valores de la carne en el mostrador. “Después del rally alcista de fin de año, el Mercado de Liniers se retrajo en las primeras semanas de enero, pero en los últimos días muestra una recuperación, impulsada principalmente por los menores envíos que se pueden concretar por los caminos de tierra poco transitables”, advierte Lafuente.

Hacia adelante, es difícil que los valores se resientan, porque los feedlots están ofertando menos novillitos que años anteriores y, ante perspectivas de inflación creciente, los invernadores pastoriles van vendiendo solo lo necesario para pagar gastos.

En tanto, la vaca gorda se sigue cotizando con precios firmes: 120-125 pesos por kilo. Así, “un vientre de rechazo, que se engorde hasta 450 kilos, puede venderse a 54.000 pesos, con poca diferencia con un novillo gordo de 400 kilos vendido a 170 pesos por kilo, que permite cobrar 64.000 pesos”, cuantifica Javier. Los toros siguen con fuerte demanda y se cotizan de 120 a 140 pesos por kilo, según condición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *