Destacados Economía Social

Las cooperativas de electricidad solicitan modificar el Presupuesto 2021

A través de una nota enviada a la Cámara de Diputados de la Nación, la Mesa Nacional de Cooperativas Eléctricas pide que se tengan en cuenta a todas las entidades solidarias del sector en la regularización de la deuda con la mayorista Cammesa, algo que no está sucediendo con el proyecto actual.

  La Mesa Nacional de Cooperativas Eléctricas envió una carta a las autoridades de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados de la Nación para notificar sobre la delicada situación económica y financiera que atraviesa el sector. Además, propuso una modificación en el Artículo 87 de la Ley de Presupuesto 2021 con el objetivo de que el régimen de regularización con CAMMESA se haga extensivo a las cooperativas eléctricas del país que no son distribuidoras agentes del Mercado Eléctrico Mayorista (MEM), que son la mayoría.La nota está dirigida al presidente de la Comisión, Carlos Heller; al vicepresidente de la misma, Luciano Laspina; y lleva las firmas de las máximas autoridades de la Confederación Argentina Interfederativa de Cooperativas de Electricidad y Otros Servicios Públicos (CONAICE) y de la Federación Argentina de Cooperativas de Electricidad (FACE), Luis Castillo y José Álvarez, respectivamente.   Desde la Mesa Nacional explicaron que “la mayoría de las cooperativas eléctricas del país no son distribuidoras agentes del MEM, por lo que compran la energía con la que abastecen sus usuarios a una distribuidora agente del MEM, que actúa ante CAMMESA por cuenta y orden de la cooperativa ‘aguas abajo’. Como consecuencia de ello, se hace necesario que el artículo reseñado prevea también mecanismos que permitan el traslado de las condiciones de regularización otorgadas las distribuidoras agentes del MEM a las cooperativas a las que suministran la energía y potencia en bloque; las que también mantienen deudas con las distribuidoras que las abastecen como consecuencia del impacto de la emergencia económica y sanitaria”.   “Las cooperativas que representamos no escapan a la situación de emergencia económica y sanitaria que afecta nuestro país”, señalaron desde la entidad nacional, y citan a un estudio realizado por la Mesa Nacional basado en información económica y financiera de 123 cooperativas eléctricas de todo el país del que permitió obtener los siguientes datos:

-El 54 % de los ingresos de las distribuidoras se destina a pagar la factura de compra de la energía eléctrica, sea directamente a CAMMESA o a la EMPRESA DISTRIBUIDORA PROVINCIAL que abastece a la cooperativa.

-Del 46 % de los ingresos restantes, 67 % se destina al pago de los salarios, resultando el saldo insuficiente para hacer frente a la prestación del servicio sin absorber quebrantos, los cuáles terminan compensándose con endeudamiento (CAMMESA, TRABAJADORES, FISCO, ASOCIADOS, INVERSIONES, etc.). Existe un atraso del valor agregado de distribución (VAD) de las cooperativas necesario para hacer frente a los gastos directos e indirectos corrientes, del orden del 36%.

-En el periodo anual considerado, las cooperativas eléctricas afrontaron un quebranto económico promedio del 36 %, mientras que el quebranto financiero promedio alcanza el 15 %. Visto en pesos, han dejado de percibir en doce (12) meses, un promedio de $ 8.731 por cada uno de sus usuarios.

-El 70 % de las empresas cooperativas consideradas prestan servicios en comunidades con menos de 5.000 usuarios, lo que implica una baja densidad de usuarios con grandes extensiones de redes para abastecerlos, lo que genera una gran “deseconomía de escala” frente a otros prestadores cuyos usuarios se concentran en grandes ciudades.

-La situación general del sector ha sido fuertemente afectada por la pandemia del COVID-19. El Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) ha resentido notablemente la cobranza mensual de los servicios. En el periodo de abril a julio, la morosidad mensual subió a un promedio mensual del 27 %. Durante el mismo periodo se ha experimentado una baja en la venta interanual de la energía, principalmente en las actividades que han estado impedidas de funcionar por la vigencia del ASPO, lo que ha incrementado el quebranto antes mencionado. En el mes de julio de 2020, esta caída de la energía vendida llegó al 4,4 % interanual. Esto ha generado una manifiesta la caída de recaudación general de las cooperativas, que fue creciendo mes a mes a partir de abril de 2020 y promedió un -26,6 % en el cuatrimestre abril-julio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *