Destacados Industria

Vinos argentinos para el mercado oriental

La determinación de ftalatos es esencial para la exportación de vinos a China. Es una herramienta que el INTI brinda al sector vitivinícola y constituye una verdadera oportunidad de crecimiento para las bodegas que deseen avanzar con su oferta de productos a un mercado altamente competitivo.

La determinación de ftalatos es un paso esencial a tener en cuenta a la hora de exportar vinos y destilados a la República Popular de China. El INTI es el organismo autorizado por el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) como laboratorio de referencia para el control de muestras. Estos compuestos químicos pueden entrar en contacto con el producto durante el proceso de elaboración si no se toman las medidas adecuadas.

Desde hace siete años el INTI, en su sede de Mendoza, ofrece este tipo de servicios a la industria vitivinícola. Un ejemplo reciente de ello es la bodega Colomé ubicada en Cafayate, Salta, que encargó al Instituto la realización del control de ftalatos de acuerdo a normativa establecida por el INV  para poder enviar a China una muestra de sus vinos y comenzar un proceso de apertura de mercado. Los resultados fueron satisfactorios.

El control de ftalatos es un servicio que constituye una verdadera oportunidad de crecimiento para las bodegas que deseen avanzar hacia el crecimiento y expansión de sus mercados, en un entorno tan globalizado y altamente competitivo como el actual, contribuyendo al control de calidad de sus vinos. El INTI ha brindado en los últimos años, asistencia técnica y analítica a más un centenar de bodegas interviniendo en el despacho de más de 1.000 cargas de vinos y asistiendo en la búsqueda de soluciones para quienes apuntan a cumplir con los estándares de calidad exigidos por el mercado oriental. Durante la pandemia se han analizado 36 muestras entre vinos y destilados de bodegas representativas de la región de Cuyo.

Con el fin de atender los requerimientos de la industria vitivinícola y acompañar los procesos de calidad e inocuidad de los vinos argentinos, el Laboratorio de Cromatografía del departamento de Servicios Analíticos, perteneciente a la Dirección de Alimentos Cuyo, lleva más de siete años realizando la determinación de residuos de ésteres del ácido ftálico en vinos.  Para poder exportar a China, las bodegas deben obtener la certificación correspondiente del Instituto Nacional de Vitivinicultura quien, en su circular 38-GF/2013, autoriza al Centro INTI Mendoza como laboratorio donde podrán remitirse las muestras de vinos para la determinación de ftalatos. Este servicio apuntala de forma estratégica las acciones que viene impulsando el Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación para el desarrollo de las exportaciones del sector vitivinícola, en especial hacia el mercado chino. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *