Comercio Destacados

La brecha de precios campo-góndola aún no se acorta

La brecha de precios para el promedio de los 24 principales productos agropecuarios subió 6,1% en julio. Acelga, pollo y papa fueron los productos con menores brechas. Pera y zapallito, los de mayores brechas. 

Se cumplen 5 años de la primera publicación del Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD), herramienta que permite visibilizar la falta de transparencia en las cadenas de valor. Si bien el IPOD contribuyó a generar conciencia, tanto en los consumidores y en el gobierno nacional, sobre las prácticas abusivas por parte de los formadores de precios; aún no se ha logrado achicar la brecha de precios campo-góndola.

La brecha de precios entre lo que pagó el consumidor y lo que recibió el productor por los productos agropecuarios en el campo volvió a subir en julio, al ubicarse 6,1% arriba de junio. La suba fue impulsada por fuertes aumentos en las brechas de la zanahoria, el zapallito y la cebolla.

A partir de julio, la canasta agrícola se transforma en frutihortícola, al eliminarse de la medición al arroz.

Hubo 14 productos con subas de brechas y 10 con bajas en julio, lo que empujó el IPOD para arriba.

En promedio, los consumidores pagaron 4,87 veces más de lo que cobró el productor por los productos en la tranquera de sus campos, cuando en junio la diferencia fue de 4,59 veces.

Los datos surgen del Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) que elabora el sector de Economías Regionales de CAME en base a precios diarios online de los principales supermercados del país, más de 700 precios de verdulerías y mercados para cada producto, y precios de origen de las principales zonas productoras que releva un equipo de 35 encuestadores.

El IPOD frutihortícola subió 8,1% en julio. La brecha para esos productos promedió en 5,2 veces, pero ubicándose 4,9% abajo del mismo mes del año pasado.

El IPOD ganadero en tanto, bajó 5,7% (a 3,5 veces) y se ubicó 10% abajo del mismo mes de 2019

La participación del productor en el precio final bajó 0,8% en julio, a 25,3%.

Mayores y menores brechas

En julio, la brecha mayor se detectó en el zapallito, donde el precio se multiplicó por 9,24 veces desde que salió del campo, seguida por la pera (9,1 veces), la manzana roja (8,43 veces), y la naranja (7,6 veces).

Los productos con menores brechas, en tanto, fueron: la acelga (1,9 veces), el pollo (1,94 veces), la frutilla (2,17 veces) y la papa (2,6).

Analizando los IPOD individuales, para cada producto, este mes los dos extremos estuvieron dados por el zapallito, con una brecha de 9,2 veces, la mayor del mes, y la acelga, donde la brecha fue apenas 1,9 veces.

Donde más subió y bajó brecha

En julio 2020 hubo 14 productos donde las brechas subieron y 10 donde bajaron. Entre los más destacados:

El IPOD zanahoria subió 111,2%, impulsado por una disminución de 10% en los precios de destino y una baja del 57,3% en los precios de origen. La variación en el precio de origen se debe a un ajuste realizado en el precio, dado que en los últimos meses se había incrementado considerablemente por una situación extraordinaria de escasez en la producción en Mendoza, por cuestiones climáticas relacionadas a la falta de agua en las cosechas. Interanualmente, se observa una variación de 105,83% en el precio de origen.

El IPOD pimiento rojo bajó 21,9%, impulsado por una baja de 14,4% en los precios de destino y un aumento del 9,5% en los precios de origen. Interanualmente, se observa una variación del 89,61% en el precio de origen.

En el caso del tomate, el IPOD bajó 30%. La reducción de la brecha responde a una disminución de 1,7% en los precios de origen y una baja del 31,2% en los precios de destino. Interanualmente, se observa una variación del -24,04% en el precio de origen.

El IPOD es un indicador elaborado por el sector de Economías Regionales de CAME para medir las distorsiones que suelen multiplicar por varias veces el precio de origen de muchos productos agropecuarios en el recorrido desde que salen del campo y hasta que llegan al consumidor. Esas distorsiones son muy dispares según producto, región, y tipo de comercio, y época del año.

En general, las diferencias están determinadas por un conjunto de comportamientos, algunos especulativos de diferentes actores del mercado, básicamente de las grandes cadenas de supermercados que se abusan de su posición dominante en el mercado, y otros son factores comunes como la estacionalidad, que afectan a determinados productos en algunas épocas del año, o los costos de almacenamiento y transporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *