Agro Destacados

Combaten la tucura en Olavarría por daños a la producción agropecuaria

La iniciativa busca controlar por medio de fumigaciones distintos sitios rurales dentro del partido.

La Dirección de Desarrollo Agropecuario de Olavarría lanzó su “Plan de acción de lucha contra la tucura 2020-2021”, que busca determinar la densidad de desoves de tucuras y así evitar daños a la producción agropecuaria.

Desde la Secretaria de Desarrollo Económico del Municipio comunicaron que el objetivo de esta actividad es controlar la propagación de esta especia en distintos sitios del partido y conocer aquellas áreas críticas potenciales, donde se espera que se produzca la mayor concentración de nacimientos de tucuras.

Esta metodología sirve como una forma para poder  anticiparse a la problemática, en cuanto a la determinación de posibles áreas en las que se producirían los mayores daños y en forma práctica, como punto de partida para conocer dónde intensificar los monitoreos de red entomológica.

Los monitoreos se llevan a cabo con dos equipos de trabajo que de manera simultánea e iniciaron en las zonas de Durañona y Espigas.

Según informa la web oficial del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, las langostas y tucuras –saltamontes- (Orden Orthoptera), son insectos polífagos que pueden afectar a la actividad agrícola en forma directa y a la actividad ganadera, de forma indirecta, alimentándose de los recursos forrajeros y producir daños, también, en la vegetación nativa. A nivel mundial existen unas 12.000 especies consideradas tucuras y 25 especies de insectos considerados langostas.

La particularidad de las langostas, y que la diferencia de las tucuras, es la habilidad de cambiar su comportamiento y fisiología (color, tamaño y forma) en respuesta a cambios en la densidad poblacional, pasando de un estado solitario a gregario y viceversa, considerado “Teoría de Fases” desarrollado por Boris Petrovich Uvarov (1889-1970), reconocido como el padre de la acridología. Esta transformación relacionada a la capacidad de agregarse activamente para formar agrupamientos o mangas, sumado a su capacidad de dispersión (hasta 150 km/día) y su voracidad, determinan una gran amenaza para toda la actividad agropecuaria del país.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *