Economía Social

Alejandro Russo y Nora Landart presentaron el Modelo Argentino de la ESS

Alejandro Russo, presidente de CAM y director del INAES, y Nora Landart, Secretaria de Equidad de Género de CAM participaron en representación de la mutualidad argentina en el Foro Internacional: “La Economía Social y Solidaria como modelo alterno para una nueva realidad mundial”, organizado por la Asociación Cooperativista Nacional (Alcona), en México, en julio

Al compartir la experiencia de la ESS en Argentina, Alejandro Russo resaltó que hoy “sin lugar a dudas” la Economía Social y Solidaria ingresa a la escena pública como “el tercer motor de la Economía”, producto de un estado que acompaña al sector y considera a mutuales y cooperativas como empresas sociales que producen y prestan servicios, generan empleo y contribuyen al PBI.

Para Russo este logro es “una fotografía de determinados hechos”, pero tiene detrás “un trabajo de muchísimos años”.

Durante su intervención realizó un recorrido por el camino político que debió transitar el sector asociativo argentino, para defender su naturaleza jurídica y construir la visibilidad que le permite hoy tener representatividad en el Insituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES).

“En ese caso creo que es muy valorable lo que se hace desde Argentina”, evaluó, al reconocer que hoy existe una política de estado para apoyar al sector de la ESS, pese a que los recursos son escasos.

“Me pidieron que expusiera como miembro del INAES pero en mi caso es imposible disociar el rol de vocal de directorio con el dirigencial. En ambos esta la vocación de servicio y el intento de contribuir a mejorar la calidad de vida de las organizaciones”, expresó al comienzo.

El dirigente rescató la historia del movimiento mutual desde la fundación del primer instituto encargado de promover y fiscalizar el sector en 1971, hasta el 2020, año en el que, de manera inédita se logró que la mayor representatividad en el directorio del INAES sea de la Economía Social.

“Creo que no hay otro antecedente en el estado argentino en donde el sector tenga mayoría”, dijo.

Hoy el organismo estatal se encuentra en la órbita del Ministerio de Desarrollo Productivo, lo que para el dirigente es “valorable” en relación al reconocimiento que implica: “Se parte del principio de que mutuales y cooperativas son empresas que producen bienes y servicios sin fines de lucro, autogestivas, generan muchos puestos de trabajo y aportan el 10% del PBI”, expresó.

En el mismo plano realizó un recorrido por los procesos de construcción política para lograr visibilidad y unidad, lo que permitió en 2017 y 2018 afrontar la defensa de los derechos del sector, cuando quisieron gravarlo con el impuesto a las Ganancias, desconociendo su naturaleza jurídica. También destacó el proceso de diálogo, a partir de la constitución de una mesa interconfederativa, que permitió proponerle al presidente Alberto Fernández un director para el INAES como Mario Cafiero, “un hombre que fue dirigente de la comisión de cooperativas y mutuales en el Cámara de Diputados de la Nación y que trabajó muchos años en el sector de la Economía Social y Solidaria”, caracterizó. Desde esa mesa política – según relató- se decidió garantizar la participación de los presidentes confederativos en el directorio del organismo, para lograr “un instituto altamente representativo, que entienda la necesidad de las bases y que tenga el compromiso de atender las necesidades”.

En ese sentido rescató la importancia para el movimiento y sus dirigentes de construir alianzas estratégicas con diferentes niveles de estado, y tres puntos fundamentales a trabajar: la vocación de servicio, la creatividad para sortear obstáculos y el sentido común, como herramientas fundamentales “para construir la estructura de un camino solidario para satisfacer las necesidades de nuestras comunidades”.

“Cuando uno tiene la tranquilidad espiritual y la convicción de lo que esta defendiendo es muy difícil de rebatir, y más cuando toma estado público. Ese es el camino que tenemos que trabajar para defender nuestros derechos”, observó.“Hoy me toca participar como funcionario pero con la convicción de un dirigente. El día que no sienta eso, no podré estar en esa silla”, finalizó.

“Sin justicia de Género no será posible la justicia social”
Así lo afirmó a su turno Nora Landart, Secretaria de Equidad de Género de CAM y representante de la mutualidad argentina en diversos ámbitos de articulación estatal y regional sobre esta temática, en el segmento del foro dedicado a la Economía Social con perspectiva de género.

“No nos queda duda de que nuestra intervención es política no sólo por un imperativo ético sino por una cuestión de supervivencia. Cuando las elecciones son ganadas por partidos políticos neoliberales atacan directamente a nuestro sector”, señaló la dirigente que consideró imperativo construir “una hegemonía solidaria, humanitaria y social”.

Para Landart la Economía Social y Solidaria no solo tiene un rol en la recuperación económica y la resiliencia social sino en la reparación de una de la grandes desigualdades que existen en la sociedad: la cuestión de género.

“Tenemos que trabajar en democratizar, si queremos asumir la perspectiva de género”, afirmó e instó a las mujeres a salir del espacio de comodidad, ya que tensionar y cuestionar implica asumir lugares incómodos, pero es la manera de lograr participación equivalente de géneros en espacios de decisión, para lo que es necesario continuar comprometiendo a mujeres y jóvenes.

“Es un proceso gradual que debe surgir de debajo de hacia arriba”, observó y comentó cómo en Argentina, en el marco de la Confederación de Mutualidades se logró tener una secretaría y una participación del 30 por ciento en espacios de incidencia.

“Los imaginarios sociales portan significaciones relativas al poder. Sabemos lo que estamos tensionando: espacio de poder, que no tienen que ver úncamente con lo que somos sino con lo que queremos ser”, afirmó.

Estos logros implican también para la dirigente “revisar desde dónde miramos a los asociados y asociadas que demandan nuestros servicios”.

Para Landart el contexto ha permitido dar visibilidad a otras formas de economía “como alternativas que son alterativas del orden vigente”. Los valores que el contexto económico han puesto en relevancia como la solidaridad social, son parte de la práctica económica de la ESS, según la dirigente.

En ese sentido abogó por la necesidad de que “en todos lo países de la región haya un marco juirídico y normativo que permita desarrollar la actividad de la Economía Social y Solidaria, respetando su naturaleza”.

“Hay algo que se ha fortalecido en este tiempo y tiene que ver con la labor comunitaria y la manera que nos organizamos comunitariamente y vamos tejiendo redes y por eso es importante ir tejiendo una red nacional y regional”, recomendó.

Russo y Landart formaron parte del segundo panel junto a dirigentes de la Economía Social y Solidaria de México, Perú, Brasil, Chile, Ecuador, España e Italia en el marco de un foro organizado por Alcona, entre el 15 y el 17 de julio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *