Destacados Industria

El aislamiento obligatorio provocó que el 60% de las Pymes no pueda pagar salarios

Los efectos de la pandemia por el Coronavirus y la emergencia sanitaria decretada en en el país, la Asociación de Empresarios Nacionales (ENAC), realizó una encuesta entre 500 empresas que abarcó 21 provincias. 

La consulta permitió dimensionar el impacto empresarial de la segunda fase en cuarentena, establecida entre el 13 y el 26 de abril. El informe le da continuidad a lo evaluado por la entidad, en la primera cuarentena, del 20 de marzo al 13 de abril. 

Entre los primeros guarismos, se manifestó que en términos sanitarios la satisfacción del empresariado es de un 76,5% mientras que en el plano económico cae a un 31,5%. El 59,6% del sector considera que reactivar la economía le llevará al gobierno más de 1 año. Por otro lado, la gestión nacional cuenta con una aprobación del 73,2% de los empresarios.

El informe indica que el 64% de las empresas tiene un nivel de operación de solo un 20% de su capacidad. Es decir, se encuentra en una zona donde se producen daños irreversibles en caso de sostenerse el “aislamiento productivo”. Precisamente, 4 de cada 10 se encuentran sin actividad. Cabe destacar que un 13% reinició actividades respecto del período de cuarentena anterior.

Un 23% se encuentra entre un 20% y un 50% de su capacidad operativa, lo que les provocará daños reversibles, mientras que sólo un 13% de las empresas se encuentra operando con normalidad. Con respecto a las ventas, 4 de cada 10 Pymes están sin vender y el 83% sufrió una caída de ventas considerable en abril impactando negativamente en su esquema económico.

La situación con los salarios es de extrema gravedad. En abril un 25% de las Pymes no podrá abonar salarios, aún con asistencia del Estado, mientras que un 35% lo hará solo si obtiene ayuda parcial o total del programa ATP. Sólo un 40% podrá abonarlos de manera normal. 

Sobre los salarios sucesivos, las Pymes responden que un 89% ya no podrá abonar los meses de mayo en adelante, tornándose inviable la economía real en la Argentina luego del 1 de junio, ya que empiezan a colapsar incluso las empresas que se encuentran operativas. 

Respecto del programa ATP, el 22% accedió al beneficio de postergar las cargas sociales y recibir una asistencia directa al salario de los trabajadores.

Puede ser anecdótico, pero el 1er trimestre del 2020 hubo más incorporaciones (11,4%) que despidos (9,1%) de trabajadores lo que configura dos trimestres consecutivos de creación de empleo antes de la cuarentena.

En relación al teletrabajo, a una de cada tres empresas le resulta imposible realizar tareas de esa manera debido al perfil de su actividad mientras que el resto pueden afrontar total o parcialmente sus tareas de forma remota.

Sobre la posibilidad de vender online un 39% comercializa sus productos o servicios por ese canal. Cabe destacar que un 8% podría incorporarse a esa modalidad realizando capacitaciones.

Del total de los consultados, el 63% manifestó tener problemas con sus pagos. Un 37,2% extendió esos plazos, el 48,3% dejó de pagar algún impuesto y un 3% no pudo cubrir cheques emitidos con anterioridad.

En materia de cobros, una de cada dos empresas afirma que le extendieron los plazos de manera unilateral, una de cada tres Pymes tuvo que lidiar con problemas de cheques. Sobre el abastecimiento de bienes y servicios un 42% manifiesta problemas en la recepción de mercaderías y un 20% en la entrega. En cuanto a los servicios, un 10,8% tiene problemas con sus proveedores y un 25,1% con sus clientes.

Respecto al endeudamiento sólo una de cada tres Pymes encuentra su economía saneada. Un 66,9% de las empresas se ha endeudado en el último mes.

En cuanto a los créditos al 24%, sólo un 10% de las empresas recibió el paquete completo de ayuda (crédito por la masa salarial total) y un 6,5% lo obtuvo de manera parcial. Un 15,3% informó que los bancos le rechazaron el mismo, consolidando un 84% de empresas que no se financian por el sistema bancario argentino. En este sentido, un 19% operan con bancos públicos nacionales, un 24% con bancos públicos provinciales y un 78% con bancos privados.

Finalmente, el 66,7% de las Pymes está de acuerdo en aplicar un impuesto a la riqueza para afrontar la crisis provocada por la pandemia.

Fuente Ser Industria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *